5 excusas que te impiden ser mejor esquiador

¡Por supuesto! Aquí está el texto corregido manteniendo el formato original:

Aprender a esquiar es un viaje, no un destino. Mientras estés esquiando, seguirás aprendiendo. No importa cuán bueno seas o creas ser, siempre habrá espacio para mejorar tus habilidades, tus conocimientos y tu experiencia en este maravilloso deporte.

Lo hermoso del esquí es que, cuanto mejor te vuelvas, más sitios para esquiar estarán a tu alcance. Así como disfrutas de tu progreso a través de las distintas pistas y sus variados requerimientos técnicos, también puedes hallar satisfacción en el aprendizaje en sí.

Quizás llegues a un punto en tu carrera de esquiador donde sientas que has aprendido todo lo posible y que tu avance se ha estancado. Sin darte cuenta, esto podría ser solo una excusa para no ser un mejor esquiador.

Ahora es el momento ideal para impulsar tu habilidad en el esquí. Claro, no querrás regresar a la zona de principiantes para perfeccionar tu técnica, pero las escuelas de esquí también brindan clases avanzadas; deberías considerarlas. Los avances en el equipamiento han hecho que técnicas previamente complejas sean más accesibles. Por ejemplo, el desarrollo de esquís “Fat” o extra anchos para nieve virgen hace que el esquí fuera de pista se convierta en una realidad alcanzable para todos. Pruébalo, y te sentirás como Herman Maier al descender una pista negra.

Sea lo que sea que te detenga, siempre hay una manera de superarlo. Si lo que te frena es una excusa poco justificable, quizás podamos ayudarte a superarla ahora.

Excusa 1 – Con la cuña me basta y me sobra

La cuña es esencial cuando estás empezando y, en ocasiones, incluso los esquiadores más avanzados la utilizan, como para frenar ante una camilla. No obstante, confiar solo en la cuña limita tu experiencia; es agotador y solo efectivo en pendientes suaves. Aprender a esquiar en paralelo es transformador y entiendes por qué tantos aman este deporte.

Excusa 2 – Hago lo necesario en las pistas

George Mallory, al ser preguntado por qué escaló el Everest, respondió: “¡Porque está ahí!”. No te conformes con lo mínimo. Como esquiador, eres un aventurero por naturaleza. Establece metas y persíguelas, paso a paso, como George.

Excusa 3 – Sólo esquío en pistas en buen estado

A menos que puedas alquilar una estación entera, te enfrentarás a pistas menos ideales. No te limites a las primeras bajadas del día. Adáptate y enfrenta las condiciones cambiantes como un desafío. Con práctica, buscarás pistas más desafiantes y menos concurridas.

Excusa 4 – Ya he estado allí, ya lo he hecho

Los mejores en cualquier deporte nunca dejan de aprender. Si crees haberlo hecho todo, prueba algo nuevo: snowboard, telemark o esquí de travesía. Hasta que puedas descender el Mont Blanc con dos bandejas de horno, siempre hay algo nuevo por aprender.

Excusa 5 – Quiero esquiar fuera de pista pero tengo miedo

Los avances en equipo y esquís más anchos y ligeros han abierto el fuera de pista a todos. Las estaciones también están haciendo estas áreas más seguras. Así que, consigue unos esquís anchos, respira hondo y aventúrate en la nieve no pisada.

Espero que ahora veas que estas excusas que te detienen de ser un mejor esquiador son, en realidad, solo eso: excusas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Shopping Cart
WELCOME TO DROPIN-SNOW

10% OFF
On full day
ski and snowboard lessons

Coupon not applicable on high season dates.